Maia

Por cortesía de Maite García Córdoba

Tu semblante se asemeja

al canto de los nenúfares.

En esa quietud embelesada

de luna blanca.

Tu manto de amapolas se escucha,

y se desliza la túnica del amor.

En un presagio de felicidad

que tú ya sabrías que vendría.

¿O acaso no meces tus cabellos

deseando que acerque mi mano a tu atuendo?

El de tu piel musa.

El de tu piel poderosa.

El de tu piel que susurra.

Que soy yo el alba que esperas

acallando deseos.

Con mi aroma en tu aroma.

Con la luna en nuestras manos.

Asomados al jardín de los cerezos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: